Imagen relacionadaAunque vemos las gafas de sol como un complemento de moda que colabora en la imagen que queremos proyectar, las gafas de sol son mucho más que eso: son una barrera fundamental para proteger nuestros ojos de los rayos solares nocivos.

Al igual que en días veraniegos soleados debemos defendernos de los rayos solares, en mayor o menor medida en función de nuestro fototipo de piel, hemos de hacer lo mismo con nuestros ojos.

En verano es más necesario ya que los rayos del sol son más perpendiculares y por tanto más intensa es la radiación, pero en invierno también nos alcanza la radiación ultravioleta.

La luz del sol nos puede perjudicar en distintas estructuras de nuestros ojos:

Imagen relacionadaRETINA: Favoreciendo y/o agravando la degeneración macular asociada a la edad, enfermedad que deteriora nuestra retina de manera irreversible. Es inoperable.

CRISTALINO: Los rayos ultravioleta causan y aceleran las cataratas. Es conocido que en países de más radiación solar el número de pacientes con cataratas es mucho mayor.

CONJUNTIVA:  Tanto algunas conjuntivitis como el Pterigium pueden tener su origen en un exceso de radiación solar.

Así que ya sabemos que las gafas de sol no son un mero adorno sino que cumplen una función protectora de nuestra visión fundamental.

Resultado de imagen para Ray ban modeloEs por eso que es vital que nuestras gafas sean “BUENAS” y cumplan con la normativa CE, de lo contrario el daño a nuestros ojos es aún mayor que sin gafas. La oscuridad que nos proporcionan las lentes solares hacen que nuestras pupilas se dilaten más, de modo que si el filtro de estas no es adecuado el daño en mayor a las estructuras del ojo (cristalino y retina) ya que pasa más cantidad de radiación.

Según un estudio de la Universidad Complutense en 2010, solo 1 de cada 10 gafas de bazares, mercadillos y ambulantes alcanzaban los estándares necesarios de protección.

La Importancia de unas Buenas Gafas de Sol

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *